Captura de Guarionex y Mayobanex

Las carabelas permanecieron en el Ozama pero el Adelantado tuvo que retornar a la Concepción de la Vega puesto que el cacique Guarionex y su gente, ya desesperados por el mal trato de los rebeldes y no rebeldes, había escapado a guarecerse en el área ciguaya del cacicazgo de Maguá. El grupo de indígenas fue recibido por su amigo el cacique Mayobanex, quien llora con Guarionex y le promete que le protegerá y defenderá en su territorio. 

La huida de Guarionex y su familia no hubiese tenido tanta importancia de no ser porque, “Guarionex era tan gran señor y toda su gente era vecina de las minas y de donde se cogía el mayor tributo, y faltando él de acudir con ello, todo lo demás era poco.”23 Por esto el Adelantado, a quien no se le puede quitar su gran capacidad de movilización, salió a perseguirlo con 90 hombres a pie y otro grupo a caballo. 

Al llegar a la zona ciguaya se encontraron con una multitud de guerreros que, “salieron con gran grita y esta es cierto muy temerosa; dispararan millones de flechas juntas, que parecían que llovía; pero como las tiran de lejos... ya llegaron cansadas y hacían poco fruto; van tras ellos mayormente los de a caballo, matan algunos, porque los montes tenían cerca por refugio.”24

Al día siguiente algunos cristianos fueron flechados pero logran matar más indios y apresar a otros en calidad de esclavos. Don Bartolomé envía un mensaje a Mayobanex demandándole la entrega del otro cacique a la vez que le aseguraba su retiro sin hacerle guerra. Mayobanex se niega de manera rotunda respondiéndole noblemente, “Guarionex es hombre bueno y virtuoso; nunca hizo mal a nadie como es publico y notorio... ellos, empero, son malos hombres, tiranos, que no vienen sino a usurpar las tierras ajenas, y no saben sino derramar la sangre de los que nunca los ofendieron, y por eso decidles que ni quiero su bondad ni verlos, ni oirlos”.25 Junto a ese mensaje el cacique ciguayo mando a sus hombres a custodiar los caminos con instrucciones de eliminar a cualquier mensajero, cristiano o indio.

Al parecer el Adelantado se encolerizo más con esta respuesta que con la altanería que recientemente le había soportado al ex-alcalde mayor; invadió de inmediato el poblado de Mayobanex venciendo rápidamente la resistencia indígena, y buscando de pueblo en pueblo y de monte en monte a los dos caciques que habían huido pro separado a esconderse.

Los españoles interceptaron a algunos sirvientes que Mayobanex mandaba por comida y a base de aplicar “tormentos” obtienen la información de su paradero. Para ir a capturarlo, los cristianos por vez primera toman la modalidad indígena y hábilmente, “desnúdanse en cueros y úntanse con tinta o tizne negra, y parte de colorado... a la manera que andan los indios cuando se ocupan en guerra”.26 Más adelante, en una escena digna del mejor largometraje, se encuentran frente a Mayobanex y su familia, echan mano a sus espadas que llevaban en unas hojas de palma que llamaban yaguas, que llevaban a los hombros como que llevasen a cuestas cargas, según los indios las llevaban.”27 Los sorprendidos indígenas fueron apresados y llevados a la fortaleza de la Concepción. Guarionex estaba escondido en las cuevas de la cordillera septentrional pero al salir a buscar alimento es delatado por otros ciguayanos siendo igualmente capturado y conducido a la Concepción, donde lo encierran con “hierros, cadenas y grillos y de grandes angustias cargado”.28 Allí pasó tres años hasta el 1502 cuando lo enviaron a Castilla en una flota que naufrago en el camino. Con esta captura termina la existencia de los dos últimos importantes caciques de Maguá, región que ya no les pertenecería ni a ellos ni a su gente.