Arte

Siendo una cultura de compleja evolución mística y ceremonial, los taínos desarrollaron un tipo de arte de características muy definidas que no se relaciona totalmente con estilos de otras culturas indígenas continentales.

Los materiales más utilizados fueron el hueso, la concha, el barro, la madera, y la piedra. Se cree que realizaron elaborados trabajos en algodón, pero solo se han podido localizar un cemí y varios cinturones.

Se podría decir que los taínos imprimieron un toque artístico en la mayoría de sus objetos de uso cotidiano; sin la utilización de herramientas de metal, lograron una impresionante producción de objetos ceremoniales y ornamentales. Como bien explica Manuel García A. “La representación de sus divinidades en artísticas abstracciones y simbolismos, se convierte para este pueblo en ley de vida, entremezclándose lo funcional del objeto con lo votivo y lo mágico, dando paso a un arte dramático y definido que se nutre del más arraigado misticismo”.36

En sus trabajos se reconocen dos lineas o estilos decorativos básicos: una abstracta de elaborados diseños geométricos, y otra figurativa, abundante en representaciones antropomorfas (forma humana), zoomorfas (forma animal) y antropozoomorfa (combinación de ambas).

En las representaciones zoomorfas sobresale el murciélago, la lechuza, sapos, palomas, cotorras, lagartos. Las antropomorfas regularmente destacan más la cabeza que las otras partes del cuerpo., ocupando esta la mitad del conjunto de toda la pieza.

El legado artístico taíno es bastante extenso en este trabajo destacaremos las obras más sobresalientes:

divinidades vaibramaCemíes y Amuletos – Los ídolos o cemíes fueron tallados en piedra o en madera preciosa; verdaderas joyas del arte prehispánico, es posible que sean las piezas más dramáticas de todo el conjunto.

De variados estilos y tamaños, los cemíes son representación de la divinidad en si, siendo ritual tanto su uso como su creación.

La descripción que nos brinda Pané al respecto, deja entrever el carácter especial de estas piezas: “Cuando alguno va de camino dice que ve un árbol, el cual mueve la raíz; y el hombre se detiene lleno de miedo, y le pregunta quien es. El árbol responde:”Llámame a un buhuitihu, y el te dirá quien soy”. Aquel hombre, ido a buscar el medico, le dice que ha visto. Y el hechicero o brujo corre seguida a ver de que el otro le ha hablado, se sienta junto a el, y le hace la cohoba, como antes hemos dicho en la historia de los cuatro hermanos. Hecha la cohoba, se pone de pie, y le dice todos sus títulos, como si fueran de un gran señor, y le pregunta: “Dime quien eres, y que haces aquí, y que quieres de mi yamuleto por que me has hecho llamar. Dime si quieres que te corte, o si quieres venir conmigo, y como quieres que te lleve, que yo te construiré una casa con una heredad. “Entonces aquel árbol o cemí, hecho ídolo o diablo, le responde diciéndole la forma en que quiere que lo haga. Y el brujo lo corta y lo hace del modo que se le ha ordenado, le edifica su casa con una posesión y muchas veces al año le hace la cohoba”.37

En el Caribe se han localizado impresionantes cemíes de la cohoba, especialmente en la islas de Santo Domingo y Jamaica; se supone que algunos llevarían incrustaciones de oro o de concha, tanto en la boca como en las cuencas de los ojos.

Los amuletos son unas figurillas antropomorfas que se llevarían como una especia de mini-cemíes personales. Han aparecido en cantidades considerables, lo que indica que posiblemente fueran abundantes.

Por lo regular eran tallados en piedra, hueso o madera; siendo en el trabajo de estas miniaturas donde el orfebre taíno alcanzo grados verdaderamente extraordinarios.

Es usual que, al igual que los cemíes de la cohoba, sean tallados en posición flexionada, con la espalda ligeramente encorvada sobre las piernas, y las manos descansando en las rodillas. Algunos pueden haber llevado también las citadas incrustaciones de oro o de concha.duho

Duhos – Asiento de piedra o de madera; era utilizado por los caciques y nitaínos al presidir las ceremonias y juegos rituales. Es una especie de silla pequeña, con el espaldar ahuecado y cuatro patas cortas, las que regularmente tienen forma de pata de animal. Entre un rico decorado gráfico, se distinguen los rostros antropomorfos y zoomorfos, especialmente en la parte frontal del asiento.

Al parecer, estos asientos impresionaron bastante a los europeos, pues, según Pedro Martír de Anglería, “Sus tesoros no eran oro, ni plata, ni perlas, sino utensilios y cosas tocantes al uso humano, como asientos.....hechos de madera muy negra, tersa, reluciente.... y labrados con arte maravillosa”.38

potCerámica – Durante el periodo taíno, alrededor de la isla se produce una gran cantidad de cerámica de exquisitas variaciones. Dentro del ya mencionado estilo Chicoide*, las incisiones de motivos geométricos están presentes en la mayoría de los casos, así como el punteado y las aplicaciones de expresiones antropomorfas, zoomorfas o antropozoomorfas.

La arqueología sugiere que, al igual que otros utensilios, la cerámica fuera de dos tipos: una domestica, sencilla, de poca decoración, y realizada por las mujeres como parte de su tarea diaria; y otra ceremonial, elaborada rica en decorados, y realizada por behiques u otros individuos involucrados en las tinajaactividades religiosas; de todas manera, fueron muchas realizadas para colocar ofrendas a los cemíes, o simplemente para cargar agua, la belleza de estas piezas descansa en las libertades y toques personales del ejecutor transmitiendo que en el mundo taíno abundaban los individuos con lo que hoy llamamos “talento artístico”.

Entre los variados tipos se destacan las garrafas o potizas, que pueden ser de forma globular, con alguna representación zoomorfa o antropozoomorfa cerca del cuello, el que casi siempre es alargado y de modelado fálico.

Otro tipo de potizas es el llamado acorazonado–mamiforme, de forma acorazonada, presenta a ambos lados un decorado con senos femeninos, y, conservando el cuello fálica, puede también llevar representaciones antropomorfas o zoomorfas.

Es posible que estas potizas, al simbolizar una simbiosis entre lo masculino y lo femenino, tuvieran una posición especial dentro de algún ritual dedicado a la fertilidad.

pilonMajadores – Son manos de mortero talladas en piedra, usualmente decoradas con incisiones o figuras antropomorfas, zoomorfas o antropozoomorfas. Se han encontrado en gran numero y variedad de estilos; lovasos más trabajados se relacionan con fines rituales como la pulverización de los ingredientes de la cohoba.

Vasos Efigies – Modelados en delgada cerámica, son esculturas realistas que parecen representar a los personajes mitológicos. Aparecen como figuras antropomorfas, zoomorfas, antropozoomorfas, y pisciformes (forma de pez).

Algunas de estas figuras representan extrema delgadez o deformaciones físicas como embarazos o jorobas, por lo que se les asocia tanto con los behiques, (guardaban dieta, eran delgados), como con Dimiván Caracaracol o su madre, Itiba Tahuvava.

Es probable que en su utilización, los taínos pretendieran que las figuras ejercieran cierto poder en el liquido que contenían; podría ser el ayudar a curar un enfermo, o, que quien de ellos tomara, resultara de alguna manera “iluminado” por los seres místicos.

cabeza line artCabezas Efigies – Son las obras de mayor realismo del arte taíno, puede que sean retratos de personajes importantes aunque algunas poseen las características de Maquetaurie Guayaba. Otras se relacionan con los trigonolitos o representaciones de Yocahuguamá.

En la mayoría de los cases, se puede apreciar la deformación craneal que practicaban los taínos, así como anchos cintillos decorativos de motivos geométricos que probablemente fueran tejidos en algodón.

Quizás algunas de estas cabezas constituyan la mejor descripción visual de nuestros indios con que contamos hoy en día.

Petroglifos y Pictografías – Son las manifestaciones antillanas del arte rupestre, se les llama petroglifos a los que están grabados en piedra, en tanto que las pictografías son pinturas rupestre usualmente realizados con tintes vegetales.

IV areteEste arte pertenece tanto a los taínos como a los otros grupos culturales que poblaron la isla; generalmente son dibujos antropomorfos y zoomorfos que se entremezclan con motivos geométricos. Se han encontrado en cuevas, peñascos de ríos, y en las piedras que delimitan algunas plaza ceremoniales.

Muchos presentan una simpleza casi infantil en la ejecución, otros, poseen impresionante calidad gráfica. Tal calidad indica cierto significado, como sugiriera el Dr. Morbán Laucer, “al igual que los hombres prehistóricos de otros continentes, sus manifestaciones pictóricas y sus petroglifos fueron una sucesión de ideas y no una simple representación de objetos”.39

Los taínos fueron un pueblo de sofisticada evolución social y cultural, entre ellos y su tierra existió una profunda compenetración basada en el conocimiento de la leyes de la naturaleza, permitiéndoles un buen aprovechamiento de los recursos naturales sin violentad los dedicados balances ecológicos.

Es lamentable que esta cultura, aun más frágil que su ecosistema, fuera la primera que encontraran los europeos al realizar la conquista americana; estos taínos o “nobles hombres”, resultaron los verdaderos conejillos de indias de las indias. Peor aún es el hecho de que no se trata de un caso de víctimas y culpables, sino de la expansión y el crecimiento económico de una cultura que obligatoriamente habría de utilizar y absorber las demás que encontraba a través de su desarrollo. Fue esta una de las etapas más dolorosas de la historia humana, en la que desaparecieron muchas formas de ver, de hacer, y de pensar, de las que todavía nos queda bastante que aprender.

Dibujos: Betsy Arvelo